¡Visitas!

Seguir por e-mail:

miércoles, 23 de octubre de 2013

Letra de NACH -"El camino del guerrero"-:

Letra de NACH -"El camino del guerrero"-:

Has visto muchas cosas...

y no temes la muerte pero
muchas veces la deseas

¿no es cierto?

Eso les pasa a los hombres
que han visto lo que hemos visto.

Como las flores

vamos muriendo,

reconocer la vida
en cada sorbo de aire,

en cada taza de té,

en cada muerte
que causamos...

ese es el camino del guerrero

El guerrero de la rima
nunca se desanima,

se apoya en fuerzas divinas
pero no las subestima.

Su alma es como un ave
y él vuela,

desvela claves y sabe
que hay fuera

fieras esperan que muera.

Aunque duelan los motivos,
su objetivo cumple sin incertidumbre,

no sucumbe
hasta que vislumbre la cumbre

y tumbe al mal brutal
en un ritual combativo,

permaneciendo en guardia
aunque parezca dormido.

Se siente vivo y da gracias

y no hay lugar que le pueda intimidar
bajo ninguna circunstancia.

Entrena y la pena no frena
su emblema, paciencia,

para él todo es posible
con práctica y experiencia.

Perseverancia, confianza,
poder preciado,

armado con dictados alados
aliados al lado.

Legado de vivencias,

experiencias, de un pasado
que marcó su espíritu,

no le pierde el ímpetu,
tampoco el tedio, se muestra serio,

toma cada decisión con tensión
pero sin nervios,

pone remedio al desánimo
y no culpa al prójimo,

viendo grandes verdades
en los detalles anónimos,

recorre ciudades,
se enfrenta a sus rivales,

conoce sus defectos
y también sus cualidades,

ante las dificultades
siempre se esfuerza y se crece,

si se desvanece
y perece se lo merece.

Cuando su don establece
nadie puede superarlo,

permanece en silencio
si intentan impresionarlo,

aprende de sí mismo,
a veces lucha con quien quiere.

Su dolor no le hiere,
prefiere ser él el que espere

a que sus fieles papeles
le llenen de paz y de gloria,

y si vence lo celebra
pero no se vanagloria.

Para él cada victoria
es otro paso hacia la cima.

Estos son los designios
del guerrero de la rima.

Y no hay quien le pueda vencer.

Saber aprender del ayer.

Buscar la luz entre las sombras.
Si alguien le nombra

estar allí para responder.

Nada que temer, nada que perder

cuando la espada está afilaa
y la mirada que acorrala es cruel,

cuando nada quiero y nada espero.

En el camino del guerrero
sólo la palabra es fiel.

El guerrero es sabio,
hace del escenario un santuario

cielo de discípulos,
infierno de adversarios.

Vive con la presión y no le daña,

su razón es una acción
de una reacción instantánea.

Lo que el guerrero enseña
no puede hacerlo sólo,

necesita compañeros
con quien luchar codo a codo.

De ese modo su poder se multiplica,
se aplica

y sale en busca de consejo
si las cosas se complican.

En su silencio medita
y actúa con firmeza,

ama la naturaleza
respetando su belleza.

El guerrero es como el agua
y fluye, nunca huye,

ni martillos ni cuchillos le destruyen,

los esquiva con frialdad,
exhibe seguridad, tranquilidad

y hace de cada nuevo día
una nueva oportunidad.

Aunque sienta miedo
arriesga de forma intachable,

nada es inalcanzable,
no acepta lo inaceptable.

Así prepara sus armas,
no se conforma con dar más,

recobra la calma
cuando da forma y adorna su obra.

Su rap no entiende
de normas ni dogmas,

lo que ve y lo que vive
así lo escribe y lo transforma.

Sin religión ni tregua
su creación le alegra,

el guerrero jamás piensa
en que dirán las malas lenguas,

recorre leguas y trata a todos por igual,

para el guerrero
el respeto es algo fundamental.

Quemó recuerdos manchados de
miedos y temores

porque falló, mintió,
retrocedió y sufrió temblores,

asimiló sus errores como parte de la vida,

su esperanza y su fé
nunca se vieron corrompidas,

ni heridas por el odio de otros

que envidiaban firmados
con su puño y letra.

Sobre sus hombros
cargó el peso de sus metas

prohibiendose descansar
hasta dejarlas completas.

Apoyando en el poder
de un micrófono camina,

estos son los designios
del guerrero de la rima.

Y no hay quien le pueda vencer.

Saber aprender del ayer.

Buscar la luz entre las sombras.
Si alguien le nombra

estar allí para responder.

Nada que temer, nada que perder

cuando la espada está afilada
y la mirada que acorrala es cruel,

cuando nada quiero y nada espero.

En el camino del guerrero
sólo la palabra es fiel.

El camino del guerrero

Nach Nach

conquistando escenarios,

de barrio en barrio

día trás día.

El rap es mi honor

El rap es mi honor

El rap es mi honor

El rap es mi honor

El rap es mi honor

El rap es mi honor

El rapp es mi olor